15 feb 2015
febrero 15, 2015

El VIH/SIDA

El VIH/SIDA  es una infección crónica que tiene tratamiento pero no vacuna.

Además de los tratamientos para la infección por el VIH en sí, existen terapias para prevenir y/o tratar muchas de las infecciones oportunistas relacionadas con el VIH.

Los medicamentos anti-VIH actualmente disponibles se dividen en cuatro grandes familias: inhibidores de la proteasa, inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido/nucleótido, inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido e inhibidores de la entrada o fusión.

Para evitar crear resistencias a esas familias de fármacos y que sean efectivos, ya que son limitados y es posible que tengamos que tomarlos durante muchos años, es importante cumplir con las tomas en tiempo y hora, sin saltarse ninguna . Una buena adhesión al tratamiento es vital para que sea efectiva y exige un cumplimiento cercano al 100% para evitar que la carga viral aumente y ataque nuestras defensas.

Actualmente las recomendaciones de la OMS aconsejan iniciar el tratamiento tras el diagnóstico, independientemente de la carga viral y el recuento de CD4. Se ha estudiado en los últimos años el beneficio de un comienzo temprano del tratamiento para reducir la carga viral a indetectable y minimizar así las posibilidades de transmisión del virus. Aunque es eficaz para retrasar la progresión de la enfermedad relacionada con el VIH, no es una cura.